Tipos de arrendamiento para tu pyme

Tipos de arrendamiento para tu pyme

Tener activos fijos para fortalecer la operación de tu empresa sin descapitalizarte es posible. Conoce más sobre los tipos de arrendamiento o leasing para tu pyme.

Comprar equipo o maquinaria de contado no siempre es la mejor opción para una pyme, ya que implica que parte del dinero del negocio deje de estar disponible para cubrir otro tipo de necesidades como: pago a proveedores, nómina, adquisición de insumos o materia prima, pago de impuestos o incluso alguna emergencia. El crédito empresarial ha sido durante muchos años la solución a esta problemática. Sin embargo, hay otras opciones de financiamiento cuyos resultados pueden ser igual o mejores que un crédito simple, como es el caso del arrendamiento o leasing.

Sabemos que, con frecuencia, los empresarios se preguntan ¿qué tipo de crédito me conviene? o ¿qué modalidad de arrendamiento? Para que tus decisiones sean informadas y favorables, te contamos todo sobre los tipos de arrendamiento.

Arrendamiento puro

El arrendamiento puro es una figura mediante la cual se le otorga al cliente el uso y goce del equipo durante un periodo de tiempo establecido a cambio del pago de una renta. En este esquema el arrendatario puede deducir el 100% de la renta fiscalmente, lo que le ayudará a reducir su carga impositiva. Al final del contrato tendrá la suficiente flexibilidad para tomar la decisión que más le convenga, pudiendo optar entre: devolver el equipo, renovar el arrendamiento por un plazo adicional o comprarlo al precio justo de mercado.

Sale and lease back

Con este esquema, las pymes pueden obtener liquidez inmediata a través de la venta de sus activos, capitalizando la inversión realizada sobre dichos activos y generando flujo de caja mientras pagan rentas fijas 100% deducibles de impuestos, para seguir usando el equipo o maquinaria.

Arrendamiento financiero

El arrendamiento financiero, es aquel en el que el arrendador transfiere al arrendatario el uso de un equipo durante un periodo de tiempo establecido. La propiedad legal sigue siendo del arrendador, pero la propiedad fiscal corresponde al arrendatario. Por lo mismo, el arrendatario puede registrar el bien como activo y deducir solamente los intereses como gasto financiero. En este caso, al finalizar el periodo de uso, el arrendatario tiene la opción de comprar el equipo por un valor pactado al inicio del contrato.

¿Arrendar le conviene a tu empresa?

El leasing también puede ser parte de una estrategia fiscal y es sumamente conveniente para empresas que:

  • Tienen liquidez y buscan deducir fiscalmente la renta del equipo.
  • Usan equipos que requieren actualizar constantemente.
  • Planean adquirir activos fijos o expandir sus plantas/sucursales.

En Credijusto tenemos los mejores esquemas de arrendamiento del mercado, ya que están creados para atender las necesidades de las pequeñas y medianas empresas en México.

Conoce sus características:

  • Arrendamiento puro de maquinaria y equipo nuevo, usado o sale and lease back.
  • Desde $200 mil hasta $30 millones de pesos.
  • Plazos de hasta 5 años.

Además:

  • Tenemos amplia experiencia en el sector donde se encuentra tu negocio.
  • Te brindamos servicio personalizado para encontrar el equipo o maquinaria que llevará tu empresa al siguiente nivel.
  • Contamos con acuerdos comerciales con proveedores que nos permiten ofrecer mayores beneficios.
  • Maximizamos el valor del equipo a arrendar.
  • Adecuamos el monto de las rentas mensuales a tu flujo de efectivo.
  • Te apoyamos a gestionar de principio a fin la importación de equipo o maquinaria de otros países.

¿Deseas conocer la viabilidad de tu proyecto? Da clic aquí y uno de nuestros ejecutivos te atenderá a la brevedad.

Comparte:
Este artículo te interesará: ¿Qué es mejor: rentar o comprar maquinaria?
Siguiente artículo
Suscríbete aquí para recibir las últimas tendencias empresariales.
Nuestros mejores artículos, videos, podcasts, infografías.