Empresario, ¿ya sabes qué hacer ante la reforma al outsourcing?

Si tu empresa utiliza el outsourcing, anticípate para cumplir con la nueva regulación.

El pasado 24 de abril entró en vigor la reforma para regular el outsourcing, la cual pone punto a un largo debate acerca de las ventajas y desventajas de la llamada subcontratación. ¿Cómo debes prepararte ante los cambios que se avecinan? Ahora te lo diremos.



Antecedentes de la reforma

El outsourcing es una práctica controversial debido a que es registrada fiscalmente como un gasto, por lo tanto, las empresas pueden deducir ese monto, contrario al caso de los sueldos, que no son deducibles.

Estos son algunos de los datos publicados a principio de este año por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), los cuales impulsaron la reforma:

  • 83% de las empresas inspeccionadas tenía subcontratado al total de su equipo. El otro 17% tenía subcontratado a 95.5% de la plantilla.
  • 75% de los trabajadores eran registrados ante el IMSS con salarios menores a los reales.
  • 29% de las empresas inspeccionadas renovaba mensualmente el contrato a los trabajadores, lo que provocaba incertidumbre laboral.

Anticípate a los cambios

En síntesis, la reforma prohíbe la subcontratación de personal y las prácticas que la rodean (reflejadas en las cifras publicadas por la STPS). Sin embargo, hay que matizar esta conclusión: la nueva regulación deja abierta la puerta a la subcontratación de cierto tipo de trabajadores: los que ofrecen servicios especializados o de ejecución de obras especializadas, bajo los siguientes requisitos:

  • Las actividades no deben formar parte del objeto social o la actividad preponderante del beneficiario del servicio.
  • El contratista debe estar registrado en un padrón de la Secretaría de Trabajo.

Ahora bien, el 1 de agosto es la fecha límite para que las empresas que utilizan el outsourcing reestructuren sus plantillas laborales y determinen si realizan la sustitución patronal o dan por concluida la relación laboral. Dicha sustitución patronal se refiere a trasladar a los trabajadores entre patrones conservando sus derechos: la nueva empresa deberá reconocer los derechos laborales, la antigüedad y riesgos de trabajo de los trabajadores que absorba. Sin embargo, según los expertos, hacer la sustitución no implica que se firme un nuevo contrato o se cambien las relaciones laborales, el patrón solamente tendrá que reconocer los derechos adquiridos como la antigüedad.

El mismo 1 de agosto también es la fecha límite para que las empresas que se mantengan como especializadas se inscriban al padrón que creará la Secretaría de Trabajo y Previsión Social.

Para lo que respecta a la migración al Seguro Social, las empresas tienen 90 días a partir de la publicación de la ley.

Los riesgos para las pequeñas y medianas empresas

En nuestro perfil de LinkedIn, hicimos una encuesta para consultar con nuestros seguidores su opinión acerca de la reforma y de sus consecuencias para las empresas. Las respuestas que recibimos ilustran los distintos escenarios que se prevén en el futuro cercano.

La reforma tiene como principal beneficiario a los trabajadores, y no necesariamente a las empresas, las que se verán en una posición difícil cuando ya no tengan acceso a los beneficios fiscales y la flexibilidad que implica la subcontratación. Esto, a su vez, afectaría a los trabajadores, que pueden perder su empleo si sus patrones no sostienen el negocio bajo las nuevas condiciones. Cabe mencionar que las empresas aún están luchando contra las dificultades económicas derivadas de la pandemia, que generó hasta 2.7 millones de empleos perdidos y más de un millón de negocios cerrados.

Esta es la preocupación de algunos de los encuestados, quienes señalaron que la consecuencia no prevista es que haya menos empleo formal. La formalidad será más cara para los empleadores. Por otro lado, señalan la urgencia de atacar el problema de la existencia de empresas basadas en una estructura de outsourcing que no cumple con la mayoría de las obligaciones fiscales.

¿Qué puedes hacer?

Si tu empresa se sostiene aunque sea parcialmente de la subcontratación, una de tus opciones es pedir un financiamiento empresarial, de manera que puedas ser resiliente a las nuevas circunstancias y ganar tiempo para fortalecer tu capital humano. Si es tu caso, ¡acércate a nosotros! Te ofrecemos estructuración inteligente a la medida de tus necesidades.

Con información de: El Economista y El Contribuyente.

Comparte:Comparte en FacebookComparte en Twitter
Este artículo te interesará: 5 estrategias para llegar a los consumidores cuando no puedes verlos en persona
Siguiente artículo

Suscríbete aquí para recibir las últimas tendencias empresariales.

Nuestros mejores artículos, videos, podcasts, infografías.

Se informa que APJUSTO, S.A.P.I. de C.V., SOFOM E.N.R. es una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple, Entidad No Regulada, que para su constitución y operación con tal carácter, no requiere de autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, no obstante, se encuentra sujeta a la supervisión de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, únicamente para efectos de lo dispuesto por el artículo 56 de la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito.

*Costo Anual Total (CAT) de financiamiento expresado en términos porcentuales anuales sin IVA que, para fines informativos y de comparación, incorpora la totalidad de los costos y gastos inherentes a los créditos 27.31%. Fecha de cálculo 30/12/2020, vigente hasta el 29/06/21. Calculado con base en un crédito de $2,000,000.00 a un plazo de 32 meses con una tasa de interés anual fija del 26% y un costo notarial promedio de $20,000.00.

Buró de Entidades FinancierasComisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros