Diferencia entre crédito y arrendamiento

Diferencia entre crédito y arrendamiento

Existen muchas opciones de créditos empresariales, conocer sus características te permitirá acceder a la mejor solución para tu negocio.

Tomar una buena decisión de financiamiento —que se adapte a las necesidades y objetivos de tu empresa— implica conocer cada producto financiero. En este artículo esclarecemos la diferencia entre un crédito empresarial simple y un arrendamiento (el cual también es un crédito empresarial pero con otras especificaciones).

Crédito empresarial

Los créditos empresariales son préstamos que otorga una institución financiera (acreedor) a una empresa (deudor). Desde el inicio se establece el monto, el plazo, los intereses que la transacción genera y los intereses por incumplimiento de pago. El deudor se compromete a efectuar pagos periódicos (amortizaciones) al acreedor y, a partir de la firma del contrato, recibe en su cuenta el capital del cual dispone en su totalidad y le permite tener liquidez para resolver, crecer y fortalecer su negocio.

Un crédito empresarial simple se diferencia de otro tipo de crédito por su periodo de vida; es decir, este préstamo podrá ser utilizado sólo una vez durante el plazo acordado. Al término del plazo y liquidada la deuda, es necesario abrir una nueva línea de crédito. Te invitamos a leer este artículo donde hablamos más sobre el crédito empresarial simple.

Arrendamiento

El arrendamiento también es un crédito empresarial, pero en forma de renta, generalmente de un bien, en la que se realizan pagos periódicos a cambio de su uso o goce. El arrendador se obliga a pagar la renta y el arrendatario a entregar el bien establecido en el contrato. Al terminar el plazo, el arrendatario tiene diferentes opciones:

  • Devolución: regresar el bien al arrendador.
  • Compra: pagar la diferencia (estimada en función del mercado) y se queda con el bien.
  • Renovación: cambiar el bien por uno más nuevo, esto es útil en bienes que se deprecian o que se vuelven obsoletos fácilmente.

Similitudes y diferencias de estas opciones de créditos

A grandes rasgos, en un crédito empresarial simple el deudor dispone del capital desde el inicio y puede utilizarlo según las necesidades de su empresa. En un arrendamiento, en cambio, se renta el uso de un bien y este no le pertenece a la empresa.

Si bien en un crédito empresarial simple hay libertad en el uso del capital, en un arrendamiento el pago mensual es menor, es deducible de impuestos y siempre está abierta la opción de renovar el contrato y tener equipo nuevo.

¿Qué tipo de crédito me conviene?

Un buen producto financiero es el que más le conviene a la empresa. Esto se determina según sus metas a largo plazo, su estructuración de deuda y las condiciones que la institución financiera le ofrezca. La pregunta obligada: ¿para qué vas a utilizar el financiamiento? Si la respuesta es para comprar maquinaria o equipo, entonces analiza si quieres que pertenezcan a la empresa o si arrendarlos puede ser una mejor estrategia financiera, fiscal y operativa. En Credijusto puedes encontrar ambos tipos de crédito empresarial y consultar con tu asesor financiero cuál es la mejor opción para tu caso.

Más información aquí.

Comparte:Comparte en FacebookComparte en Twitter
Este artículo te interesará: 3 tips para eliminar el hábito de la microgerencia
Siguiente artículo
Suscríbete aquí para recibir las últimas tendencias empresariales.
Nuestros mejores artículos, videos, podcasts, infografías.